San Luis Potosí, S.L.P. 23 de Octubre de 2018
¿Por qué proteger los datos personales?
Un dato personal, es toda expresión numérica, alfabética, gráfica, fotográfica, acústica o de otro tipo por el cual una persona puede ser identificada o identificable.
| 27/06/2013
Lidia María Cantú, Juan Gerardo Treviño Ortuño y Luciano Alfonso Jiménez Gómez
 
El concepto de privacidad se encuentra vinculado al de la intimidad, al  derecho a la vida privada, a la libertad de aceptar, rechazar, cancelar u oponerse al uso de nuestra información personal, es una manera de hacer respetar la identidad, dignidad y libertad de los individuos, estos conceptos se reconocen en los principales instrumentos universales de derechos humanos, cuya tendencia se muestra en la incorporación del derecho a la protección de datos personales en sus ordenamientos constitucionales, en el  desarrollo de un reglamento, criterios generales, buenas prácticas, lineamientos, parámetros de medición; instrumentos que ya entraron en vigor en nuestro país el  17 de abril de 2013.
 
La finalidad de esta Ley, es la de disciplinar  la libre circulación de datos, ya que de este modo los usuarios, visitantes y clientes que son los titulares de los datos personales al requerir servicios de un establecimiento y/o empresa tales como (despacho, restaurant, hospital, florería, banco, laboratorio, iglesia, escuela) podrán conocer como tratan sus  datos personales desde el momento que le son solicitados hasta el concluir con la finalidad, así como a quien pueden ser transferidos, y cuanto tiempo pueden conservarlos.
 
Del mismo modo, la ley contempla derechos del titular de los datos personales denominados derechos “ARCO”, los cuales permiten al titular que en cualquier momento del tratamiento pueda: acceder, rectificar, cancelar u oponerse dándole al titular la capacidad de decidir sobre su tratamiento.
 
Un dato personal, es toda expresión numérica, alfabética, gráfica, fotográfica, acústica o de otro tipo por el cual una persona puede ser identificada o identificable.
 
Por ejemplo: la matrícula de la universidad, un expediente clínico y/o judicial, la voz, fotografía, videograbaciones, el ADN, origen racial o étnico, estado de salud presente y futuro, información genética, creencias religiosas, filosóficas y morales, afiliación sindical, opiniones políticas, preferencia sexual y todos aquellos documentos que requieren información personal, patrimonial o financiera.