San Luis Potosí, S.L.P. 23 de Octubre de 2018
Protección de Datos personales, en cuestión al Robo de Identidad
Martín Eduardo Zaragoza Juárez | 03/08/2018

La protección de datos personales, es un tema que actualmente no llega a sobrar de interés, pues este abarca un contexto valioso en el que da seguridad a los principios y elementos de personalidad que muestran nuestra identidad como personas y ciudadanos ante esta sociedad. Justamente después de la segunda guerra mundial en el año de 1948 se adopta el derecho a la protección de datos personales a nivel internacional, sin embargo, a través de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dato importantísimo como antecedente en lograr este instrumento legal para evitar malos empleos y técnicas de los datos en general de las personas y con ello cometer situaciones ilegales que vulneren a nuestro entorno social.

 

Si tomamos como punto relevante este suceso, nos daremos cuenta que beneficia muchísimo el tener una seguridad y respaldo de nuestros datos de manera personal, sin que alguien más haga uso de ellos, esto en un principio no favoreció a la figura, hasta que se generó la idea de regular este derecho que todo ser humano tiene por el simple hecho de existir, ante ello en México se creó la Ley Federal de Acceso a la Información Pública Gubernamental, de quien como primer reforma se menciona la importancia de regularización en los datos personales digitales, apoyando a todas aquellas instituciones, sociedades mercantiles, asociaciones y sociedades civiles en asegurar a sus trabajadores y personal en cuanto a su información privada.

 

El 25 de noviembre de 2008 se presentó ante el pleno de la Cámara de Senadores, el cual confirmaron, un proyecto por el cual se adiciona al artículo 16 constitucional, un párrafo, con la finalidad de reconocer el derecho a la protección de los datos personales como una garantía fundamental y autónoma. En 2010 se emite la primera Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares.

 

A la fecha, instituciones como el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) se encarga de regular su tratamiento controlado e informado, así como La Ley de Transparencia y Acceso a la Información, en garantizar la privacidad y el derecho de la auto determinación informativa de organismos públicos o privados.

 

Es por ello que los Datos Personales hoy en día son de manera básica e indispensable tomar el cuidado, tanto de proporcionarlos, como de almacenarlos, pues sin ellos perderíamos nuestra identidad ante nosotros mismos, ante nuestro entorno de vida, y en consecuencia ante los sistemas y dependencias de los cuales la ley es parte, causando como gran problemática, el no poder utilizar y gozar de los servicios y actuaciones que mejoren nuestra calidad en nuestros actos y hechos cotidianos.

 

Robo de identidad, muchos nos hemos preguntado, ¿qué pasa cuando boletina nuestra tarjeta bancaria el cajero?, y la mayoría nos limitamos al conformismo de olvidarnos de ella y de inmediato ir a sacar otra, sin darnos cuenta del gran riesgo que estamos conllevando en dejar en otras manos la anterior, porque precisamente eso sucede, al retenerte el cajero la tarjeta de crédito, debitó o nomina, pueden ser por distintas circunstancias las causas:

 

I. la primera por no hacer uso de la misma,

II. la segunda por presentar un adeudo con la misma,

III. la tercera y más riesgosa, porque se quedó sin fondos por utilización que realizaron sin tu consentimiento.

 

Esto es, “El Robo de Identidad”, como consecuencia cuando una persona obtiene, transfiere, posee o utiliza de manera no autorizada datos personales de alguien más, con la intención de asumir de manera simulada su identidad en realizar compras, obtener créditos, documentos o cualquier otro beneficio financiero en detrimento de sus finanzas.

 

En México, el delito de robo de identidad va en aumento día con día, según datos del Banco de México, nuestro país ocupa el octavo lugar a nivel mundial en este delito; en un 67% de los casos, el robo de identidad se da por la pérdida de documentos, 63% por el robo de carteras y portafolios, y 53% por información tomada directamente de una tarjeta bancaria. Comúnmente, el delito de robo de identidad se usa de manera ilegal para abrir cuentas de crédito, contratar líneas telefónicas, seguros de vida, realizar compras e incluso, en algunos casos, para el cobro de seguros de salud, vida y pensiones.

 

Otro ejemplo claro es el proporcionarles tus cuentas de usuario de internet, e inclusive de las nuevas aplicaciones como Netflix y Spotify  a tus vecinos o amigos que frecuentan ir a tu hogar, cuidado! A simple vista no captamos el gran riesgo que atraemos por el simple hecho de pasar nuestras cuentas, ya sea para ver una película, escuchar música o simplemente hacer un favor, entendamos que la nueva forma cibernética de robo de identidad es a través del usuario, cuenta o con el simple registro a las plataformas multi digitales que nos ofrecen actualmente.

 

Ahora bien, se puede evitar este riesgo, si se toman las siguientes medidas:

I. No hacer ingreso de tu usuario y contraseña en sitios desconocidos.

II. Evitar compartir información financiera, para mayor confiabilidad y seguridad utiliza páginas electrónicas que cuenten con certificados de seguridad.

III. En caso de extravío de tus documentos personales presenta de inmediato una denuncia ante la autoridad correspondiente.

IV. Evita las encuestas telefónicas.

V. Revisa periódicamente tus estados de cuenta para que detectes cualquier irregularidad que se llegue a presentar, y por último y no menos importante.

 

En caso de que te ocurra la situación, contacta a tu institución financiera para solicitar la cancelación de la tarjeta, emitiéndole que es una alerta de fraude, cambia tus contraseñas y bloquea las cuentas que pueden estar comprometidas.

 

A estos tiempos es fácil y seguro el tener control de tus estados financieros por medio de plataformas avaladas por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) y las instituciones bancarias a través de un dispositivo móvil, evitemos este tipo de nuevos fraudes electrónicos, siendo conscientes que, si perdemos un documento, estamos a una línea de perder nuestra identidad.