San Luis Potosí, S.L.P. 14 de Noviembre de 2018
EL PACTO COMISORIO, LA GARANTÍA ANTE EL INCUMPLIMIENTO DE OBLIGACIONES.
Isabella Zollino Dauajare | 26/08/2016

Los convenios que producen o transfieren las obligaciones y derechos toman el nombre de contrato, siendo la voluntad de las partes la ley suprema para le existencia de estos.

 

Por otro lado, el significado de pacto es el acuerdo entre dos o mas personas que obliga a ambas a cumplir una serie de condiciones, que al incumplirlas puede lograr la rescisión.

 

La figura jurídica del pacto comisorio encuentra sus antecedentes y se remonta en el Derecho Romano en la “Lex Comissoria”, la cual regulaba que al estar  frente al incumplimiento de las obligaciones de un contrato, el acreedor solo podía exigir que la otra parte cumpliera,  pero esta figura fue evolucionando y de ahí surge la posibilidad de que el deudor le atribuye el derecho real sobre bienes de su patrimonio al creedor, el cual se convierte en el titular del derecho real sobre cosa ajena.

 

De ahí, que esta institución sigue vigente en nuestros días, ya que da la certeza al acreedor de que en caso de incumplimiento, no se encuentre desprotegido ni en una situación vulnerable, puesto que  este puede disponer del bien dejado en garantía.

 

El pacto comisorio es por tanto, la cláusula que permite a los contratantes reclamar la resolución del contrato cuando una de las partes no ha cumplido con las obligaciones a su cargo, este puede darse por terminado automáticamente por el solo hecho del incumplimiento de una de las partes que se obligo, sin intervención de los tribunales.

 

Es el contrato de garantía en virtud del cual el acreedor queda facultado para hacer suya la cosa ofrecida en garantía, directa y automáticamente o a través de un procedimiento de ejecución privada, en caso de incumplimiento de la obligación principal asegurada.

 

Existen dos tipos de pactos comisorios, “pacto comisorio expreso” y “pacto comisorio tácito”, el primero atiende a la rescisión del contrato que opera de pleno derecho y sin necesidad de intervención judicial, mientras que el segundo requiere que la parte que si cumplió, aperciba de rescindir el contrato a la otra, y puede darle el término de quince días para que cumpla con su obligación, y en caso de que no lo haga, el contrato quedará resuelto.

 

Gracias a esta figura jurídica, las personas a las que no se les esta cumpliendo con alguna obligación pactada, no deben someterse a un proceso judicial tardado mediante el cual se les tenga por rescindido el contrato, ya que con la simple inclusión de la clausula comisoria dentro del contrato, estas quedan protegidas y pueden dar por terminado el contrato y posteriormente gozar y disfrutar del bien dejado en garantía.

 

Podemos entender que el pacto comisorio es una condición resolutoria, entonces, al estar frente al incumplimiento de la obligación, para la ejecución de la garantía existen dos formas señaladas por la ley, ya sea la adjudicación del bien, cuando este es equivalente a la deuda, o bien, sacarlo a subasta publica, cuando la deuda es menor que el valor del bien, y únicamente gozar y disponer de la cantidad liquida resultado de la venta del bien, que sea equivalente a la deuda.

 

 

La ejecución del pacto comisorio, no entraña una adjudicación directa e inmediata, por que al obligación garantizada puede ser menor a la garantía real otorgada, de tal manera que una opción más viable es que se saque a subasta pública el bien comitido, previo avaluó que se haga de mismo.