San Luis Potosí, S.L.P. 16 de Diciembre de 2018
FATCA SU REGULACIÓN EN MÉXICO
Juan Gerardo Treviño Ortuño | 12/02/2016

En el contexto de nuestros días, donde las TIC´s (Tecnologías de la Información y Comunicación) rebasan por demás el marco jurídico existente, los Estados están obligados a regular todo intercambio de información que rebasa las fronteras económicas de cada nación. 

 

Así, el Senado de los Estados Unidos de Norte América aprobó el 24 de febrero de 2010 la Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA) misma que fue firmada por el presidente Barack Obama el 18 de marzo del mismo año, con el objeto de obtener información de personas y verificar si están declarando la totalidad de los ingresos que reciben, razón por la cual surge la necesidad de impulsar el intercambio automático de información internacional fiscal, ya que dentro de sus directrices de esta ley se encuentra realizar un análisis detallado de cada usuario de servicios financieros y la procedencia de sus recursos extraterritoriales.

 

Por su parte, el Estado Mexicano en cumplimiento del FATCA, en noviembre del año 2012, firmó los llamados “acuerdos interinstitucionales”, “convenios ejecutivos” y “acuerdos administrativos” entre las dependencias de la administración pública, estados y municipios de la República, con el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de América, circunstancia que en términos de la ley suprema de la Unión son inconstitucionales.

 

Lo anterior, ya que la Constitución federal, prevé de manera expresa en su artículo 117, fracción primera, que los estados de la federación no pueden en ningún caso celebrar alianza, tratado o coalición con otro Estado, ni con Potencias extranjeras, restricción por la cual los llamados “acuerdos administrativos” o “convenios ejecutivos” contravienen el espíritu del constituyente, y además en estricto apego al artículo 89, fracción X, de la Carta Magna, la única persona autorizada para dirigir la política exterior con la facultad exclusiva para celebrar tratados internacionales sometiendo a la aprobación del senado de la republica, es el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.  

 

Debe precisarse, que los llamados acuerdos interinstitucionales surgen de la Ley Sobre la Celebración de Tratados, la cual fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 2 de enero de 1992, la cual prevé en su artículo 2°, específicamente en la fracción I, la posibilidad de celebrar convenios entre cualquier dependencia u organismo descentralizado de la administración pública Federal, Estatal o Municipal con órganos gubernamentales extranjeros, pero debe considerarse que esta ley fue emitida por el congreso de la Unión sin tener facultades para ello, ya que en ninguna de sus XXX fracciones del artículo 73 constitucional, lo permite.

 

Entonces, el congreso de la Unión no puede válidamente emitir leyes reglamentarias relacionadas con la facultad de celebrar tratados y convenios, precisamente, porque carece de legitimidad para ello, porque México tiene un sistema federal y su proclamación de que todos los estados integran una sola nación impide a los estados y municipios celebrar convenios en asuntos internacionales, ya que el efectivo ejercicio en el ámbito de exterior exclusivamente le corresponde al Poder Ejecutivo Federal.

 

Por ello, la forma de aplicar el FATCA en México debe adecuarse a los procedimientos previstos por la propia Constitución federal, logrando la consolidación de un sistema hacendario más sólido, tomado en cuenta el respeto a los derechos humanos de las personas, evolucionando a la par de las exigencias  que las tecnologías lo requieran, aportando perspectivas para el desarrollo del bien común.