San Luis Potosí, S.L.P. 16 de Diciembre de 2018
La tarde de la política y la mujer.
El papel de la mujer en la vida política y social, ha tenido diferentes matices según la época y las regiones; así, mientras en la Grecia clásica la mujer era considerada el término medio entre el esclavo y el hombre, en Francia, en el siglo XVIII, Jeanne Antoinette de Poison, conocida como Madame Pompadour, bella, culta e inteligente, amante, amiga y consejera de Luis XV, supo mandar el reino con sus encantos y brillantez intelectual.
Paulina Castelo. | 23/01/2015

Paulina Castelo.

(Colaboradora invitada).

El papel de la mujer en la vida política y social, ha tenido diferentes matices según la época y las regiones; así, mientras en la Grecia clásica la mujer era considerada el término medio entre el esclavo y el hombre, en Francia, en el siglo XVIII, Jeanne Antoinette de Poison, conocida como Madame Pompadour, bella, culta e inteligente, amante, amiga y consejera de Luis XV, supo mandar el reino con sus encantos y brillantez intelectual.

 

Madame Pompadour, que fue llevada por su madre con una vidente gitana quien le dijo “…querida niña reinarás en el corazón de un rey…” y de quien la reina María –inteligente- expresó: “…si mi marido ha de tener una amante, prefiero que sea ella…”, personifica el arquetipo de la combinación feliz entre la sutileza femenina, sus encantos y la capacidad intelectual.

 

¿Y qué pasa con la mujer en México?

Por lo que respecta a la política, las mujeres cuentan con una credencial informal que es el género.  La política siempre ha estado y sigue estando dominada por los hombres.

 

No obstante, en conjunto las mujeres han tenido mucho más éxito en la política en México que en otros países, incluyendo Estados Unidos.  Por ejemplo, en México ha habido varias mujeres en la Suprema Corte de Justicia; aún antes de que Ronald Reagan designara a Sandra Ray O’Connor.

 

En México, varias mujeres han ocupado cargos en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República, hemos tenido en los Estados gobernantes mujeres.

 

En 1988, Rosario Green se convirtió en Secretario de Relaciones Exteriores, una secretaría de suma importancia; el presidente Zedillo tuvo tres mujeres en su gabinete.  El PRI ha tenido tres mujeres presidentes del Comité Ejecutivo Nacional.

 

Ahora, recientemente, tres senadoras pidieron licencia para registrarse como candidatos a la gubernatura de Nuevo León.

 

En San Luis Potosí, se está empezando a ver el reclutamiento de la mujer como una experiencia personal en la política y no por entrar en contacto con figuras políticas que las ayuden a ascender en la escala burocrática.  Nos daremos cuenta en las próximas elecciones de junio.

 

Pero para un verdadero empoderamiento de la mujer, se necesita mucho estudio, conocimiento de los controles políticos, oficio, sensibilidad y un alto espíritu de perseverancia, responsabilidad social y servicio.

 

Que no le atraiga a la mujer desmesuradamente el poder como bandera y objetivo, ni que su única hazaña sea la de parecerse o superar al hombre.

 

La mujer, -a diferencia del hombre-, es más ordenada, más cauta, más decente, más moral y esos son elementos transparentes en sus credenciales de dirigencia política y social.

 

Que sigan en sus hogares y en sus aulas, pero que salgan a la calle.

 

Tiene que iniciarse una tarde serena en San Luis Potosí.  La garantía nos la deben ofrecer las mujeres.  El Poder Judicial del Estado ha empezado a poner la muestra: tenemos siete magistradas en los 16 lugares que hay en el Pleno del Supremo Tribunal.

 

Necesitamos mujeres en el gabinete del Poder Ejecutivo y que se cumpla el 50% en los puestos de elección popular.

 

Es la tarde de la conciencia en San Luis Potosí y como precursor del voto de la mujer en las elecciones públicas, ahora tenemos que honrarla, empoderándola.

 

Hasta pronto!.