San Luis Potosí, S.L.P. 23 de Octubre de 2018
Daño moral.
Cuando un hecho u omisión ilícitos produzcan un daño moral, el responsable del mismo tendrá la obligación de repararlo mediante el pago de una indemnización en dinero.
Gustavo Barrera López. | 10/12/2014

Daño moral.

 

Por daño moral se entiende la afectación que una persona sufre en sus sentimientos, afectos, creencias, decoro, honor, reputación, vida privada, configuración y aspecto físico o bien en la consideración que de sí misma tienen los demás.

 

Cuando un hecho u omisión ilícitos produzcan un daño moral, el responsable del mismo tendrá la obligación de repararlo mediante el pago de una indemnización en dinero.

 

El monto de la indemnización lo determinará el juez, tomando en cuenta los derechos lesionados, el grado de responsabilidad, la situación económica del responsable y de la víctima, así como las demás circunstancias del caso.

 

Cuando el daño moral haya afectado a la víctima en su decoro, honor, reputación o consideración, el juez ordenará, a petición de esta y con cargo al responsable, la publicación de un extracto de la sentencia que refleje adecuadamente la naturaleza y alcance de la misma, a través de los medios informativos que considere convenientes.

 

El honor.

 

El honor es una cualidad moral que lleva al sujeto a cumplir con los deberes propios respecto al prójimo y a uno mismo.  Se trata de un concepto ideológico que justifica conductas y explica relaciones.

 

Existen reglas compartidas que se basan en ideales y que constituyen lo que supone una conducta honorable dentro de una comunidad.

 

El honor, en muchos casos, está vinculado a la dignidad.  Honor también es un homenaje o agasajo que se tributa a alguien.

 

Reputación.

 

La reputación es la consideración, opinión o estima que se tiene a alguien o algo.  El concepto está asociado al prestigio.

 

Dependiendo del contexto, el término puede ser utilizado con una connotación negativa.  Ese es el caso de las personas o los lugares que tienen una notoriedad evidente por alguna característica poco digna de destacar.  Por  lo tanto la opinión pública ya conoce la mala reputación en cuestión.

 

Ha surgido el concepto de reputación online.  Se trata de un término que se utiliza para hacer referencia a la imagen que tiene un negocio determinado en la red.  Es decir, el prestigio y el valor que le dan los usuarios en dicho espacio.

 

La reputación online es el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en internet.  A diferencia de la marca que se puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que la fabrican también el resto de personas cuando conversan y aportan sus opiniones.  Esto es especialmente importante en internet, donde resulta muy fácil y barato verter información y opiniones a través de mecanismos como foros, blocks o redes sociales.  Se le conoce como “contenido generado por el usuario“.

 

Decoro.

 

Honor y respeto que se debe a una persona; gravedad; seriedad en la forma de actuar y hablar, pudor, denuncia en lo relativo a la moral.

 

Antropología social.

 

La antropología social es una especialidad que basa su estudio en el conocimiento del hombre por medio de sus costumbres, relaciones parentales, estructuras políticas y económicas, urbanismo, medios de alimentación, salubridad, mitos, creencias y ecosistema.

 

La antropología social, antropología cultural o etnología (también conocida como antropología social cultural), estudia el comportamiento humano, la cultura y las estructuras de las relaciones sociales.

 

Claude Lévi Strauss propone un análisis del comportamiento del hombre basado en un enfoque cultural en el que las reglas del comportamiento de todos los sujetos de una determinada cultura, son existentes en todos los sujetos a partir de una estructura invisible que ordena a la sociedad.

 

El propósito de la naturaleza ha sido logrado por la antropología filosófica que ha centrado su atención en el hombre, tomando en cuenta todos los aspectos de la existencia humana, biológica y cultural, pasada y presente, combinando éstos materiales diversos en un abordaje integrado del problema de la existencia humana.

Tal como abunda en la antropología son datos, sin duda alguna para su obtención se ha necesitado de la observación sobre todo en el trabajo de campo donde el antropólogo tiene que ser un experimentado observador y para organizar los datos recabados, señalar su importancia y posible utilidad tomando una estructura, un razonamiento, una teoría, un método riguroso y ordenado.

 

La cultura es una manera de pensar, sentir, crear.  La constituyen los conocimientos del grupo almacenado (en la memoria de los hombres, en los libros y objetos) para su uso futuro. Estudiamos los productos de esta actividad “mental”.  La conducta externa, el lenguaje y los gestos y las actividades de la gente, así como los resultados tangibles de cosas como herramientas.

 

Los fenómenos y situaciones sociales son diferentes a las cuestiones naturales, si el objeto de estudio es diferente es obvio que la forma de entenderlo e incluso de interpretarlo va ser diferente.

 

La antropología social estudia las sociedades como sistemas morales o simbólicos y no como sistemas naturales; que se interesan menos en el proceso que el propósito y por lo tanto busca esquemas y no leyes, demuestra la coherencia y no las relaciones necesarias entre las actividades sociales e interpreta en vez de explicar. Estas diferencias son conceptuales, y no simplemente verbales.

 

La antropología social, al menos con este nombre, es la más joven de las “ciencias sociales”, la cual se relaciona con materias más viejas como por ejemplo la historia, sociología, psicología.