San Luis Potosí, S.L.P. 16 de Diciembre de 2018
El sistema anti-lavado en México (PARTE I).
El lavado de dinero pretende ajustar a la legalidad fiscal el dinero procedente de negocios delictivos o injustificables.
Gustavo Barrera López. | 24/02/2014

EL SISTEMA ANTILAVADO EN MÉXICO.

PARTE I.

 

Además de la Reforma Hacendaria, los mexicanos nos hemos encontrado con otra lindura del Poder Legislativo como es la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita en vigor a partir del 17 de julio del 2013 y su reglamento, obligatorio desde el día 1° de septiembre del mismo año.

 

El objeto de la ley es proteger el sistema financiero y la economía nacional, estableciendo medidas y procedimientos para prevenir y detectar actos u operaciones que involucren recursos de procedencia ilícita, a través de una coordinación interinstitucional, que tenga como fines recabar elementos útiles para investigar y perseguir los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y evitar su uso para financiar organizaciones delictivas.

 

Esta ley y reglamento, forman parte de todo un sistema antilavado que trata de integrar el origen de los recursos en efectivo para determinar su procedencia ilícita y perseguir su destino.

 

La ley controla actividades que considera pueden servir de vínculo o mampara para recursos de procedencia ilícita y las denomina actividades vulnerables.

 

Según esta ley existen 15 actividades vulnerables que a partir de su vigencia empieza a controlar, señalando además que son actividades vulnerables todas las operaciones, actos y servicios de las entidades financieras y bancos.

 

Específicamente, el lavado de dinero es cuando los delincuentes o personas que actúen en su nombre, generan ingresos en forma de dinero o bienes que resulten de la comisión de un delito para después transferir ese dinero, a menudo con la intención de disimular la verdadera fuente de los fondos.

 

El lavado de dinero pretende ajustar a la legalidad fiscal el dinero procedente de negocios delictivos o injustificables.

 

Ese lavado de dinero es la conversión o la transferencia de bienes a sabiendas de que los mismos son  producto del delito, con el propósito de ocultar o simular el origen ilícito de los mismos o de ayudar a cualquier persona involucrada en la comisión del delito para la eludir las consecuencias jurídicas de sus actos.

 

Esta ley y reglamento forman parte de todo un sistema que ha adoptado México y que dará muchos dolores de cabeza a quienes realicen actividades vulnerables, porque se van a encontrar en permanente fiscalización por el Sistema de Administración Tributaria, por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y por la Unidad Especializada en Análisis financiero de la PGR.

 

En posteriores entregas habremos de analizar los elementos y el conjunto de partes organizadas que integran este sistema de antilavado en México.

 

Por lo pronto, me gustaría señalar que existe un Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) que reúne alrededor de 130 países en el mundo para el combate del lavado de activos y ha emitido recomendaciones para identificar, evaluar y atender los riesgos del lavado de activos y el financiamiento al terrorismo, así como tomar medidas para combatirlo.

 

Posteriormente también veremos lo que es el grupo Egmont de unidades de inteligencia en todo el mundo y el grupo Wolfsberg de instituciones financieras internacionales.

 

Hasta la próxima.