San Luis Potosí, S.L.P. 16 de Diciembre de 2018
DATOS PERSONALES SENSIBLES (PARTE 1)
Hay ciertos datos personales que describen los aspectos más sensibles o delicados sobre el individuo y que pertenecen a la esfera más intangible de la persona, como su estado de salud, sus características físicas, ideología o vida sexual entre otros.
Lidia María Cantú Sánchez, Luciano A. Jiménez Gómez y Juan Gerardo Treviño Ortuño | 25/11/2013

En la medida en que el hombre y su entorno evolucionan, también nace dentro de sí un mundo interno que a lo largo de su existencia irá construyendo lo que es su vida íntima, aquella parte de su ser que será o debe ser celosamente resguardada.

Hay ciertos datos personales que describen los aspectos más sensibles o delicados sobre el individuo y que pertenecen a la esfera más intangible de la persona, como su estado de salud, sus características físicas, ideología o vida sexual entre otros.

Por esta razón los datos personales sensibles, sólo pueden ser objeto de tratamiento con el consentimiento expreso y escrito de su  titular.

La más incipiente forma de expresión del derecho a la intimidad en el siglo XX se remonta a 1948, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas adopta el documento conocido como Declaración Universal de Derechos Humanos, que en su  artículo 12  señala  que nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.

En lo relativo a nuestra información personal, la honra y la reputación es precisamente aquello que comprende la esfera más íntima de nuestros datos personales cuya utilización indebida puede dar origen a discriminación o conllevar un riesgo grave para el individuo.

 Es a raíz de lo anterior, que surge la necesidad de darle especificidad a estos datos y aumentar su grado de protección jurídica.

En el año 1970, fue aprobada en Alemania la primera ley de protección de datos personales en el mundo, llamada Bundesdatenschutzgesetz y en su primera parte, tercera sección del numeral 9 llamado “categorías especiales de información personal”  clasifica como tal a la información racial o de origen étnico, opiniones políticas, afiliación sindical, creencias religiosas o filosóficas, la salud y la vida sexual.

En el caso de la legislación mexicana, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, además, contempla la información genética y las creencias morales.

Asimismo delimita el rango de protección a los datos relativos a la salud tipificándolo como estado de salud “presente y futuro”.

 

Salud.

En el caso de los datos relativos a la salud física o mental de las personas, estos juegan un rol primordial en nuestra vida, son recolectados y tratados por establecimientos sanitarios públicos o privados, por profesionales vinculados a la salud deben ser respetados y recolectados siguiendo los principios del secreto profesional y las disposiciones en materia de protección de datos en posesión de particulares.

Dentro de la historia clínica de cada usuario, se encuentran datos que son parte de su esfera íntima y refieren a enfermedades pasadas, presentes, tratamientos recibidos, adicciones en caso de que las padezca, así como información genética, puede además contener otros datos sensibles tales como raza, vida sexual o creencias religiosas.

En este rubro de la salud ya expuesto, como en otros que citaremos más adelante, la protección de los datos personales sensibles afronta nuevos objetivos y retos que  a nivel mundial deben de ser manejados de conformidad con las legislaciones vigentes.