San Luis Potosí, S.L.P. 14 de Noviembre de 2018
UN BUFETE PARA EL CAPITÁN KIRK
De capitán al mando del USS Enterprise, a socio senior de Crane, Poole & Schmidt, de explorador intergaláctico a controvertido jurista.
Oscar Rodríguez Gómez | 05/11/2013

James Tiberius Kirk, personaje del universo de la serie televisiva Viaje a las Estrellas (“Star Trek”), fue el capitán de la nave estelar USS Enterprise durante toda la serie original y las siete primeras películas de ella derivadas. William Shatner 

se hizo mundialmente conocido por su interpretación de uno de los primeros héroes del hoy consolidado género del espectáculo ciencia-ficción. Hace un par de años, con 62 de ellos a cuestas, el Capitán Kirk de Shatner ha cambiado su ajustado uniforme galáctico por trajes a la medida y vistosas combinaciones de camisa, corbata y mascada que definen su imagen en Boston Legal, una inteligente serie cuyas cuatro temporadas cambiaron la forma y contenido de los temas del Derecho y sus practicantes.

Recordado ahora más por su papel de Denny Crane, socio senior del bufete Crane, Poole & Schmidt de Boston que por sus rivalidades con el señor Spock en Star Trek, William Shatner vive el último tramo de s

u vida artística satisfecho del éxito de su renacimiento ficcional como la leyenda en el mundo del Derecho, ultraconservador, mujeriego y aquejado de un principio de Alzheimer, presente en toda la trama. Crane (como todo el elenco de Boston Legal), se aleja por completo del tono serio e hiperrealista de la abogacía llevada a las pantallas y ofrece una versión surrealista de los entretelones de los prestigiosos bufetes de la ciudad de Boston.  

 

¿ Y por qué la otrora capital de Nueva Inglaterra? Boston experimentó un manifiesto aburguesamiento a finales del siglo XX, y los precios de la vivienda han aumentado de forma considerable desde los años 1990. El costo de la vida la convierte en una de las ciudades más caras de los Estados Unidos, situándose como la 99 ciudad más cara del mundo en una encuesta realizada en 2008 entre 143 ciudades. Pese a ello, Boston es una de las ciudades con mejor nivel de vida y está situada en el 35° puesto en el mundo tras una encuesta realizada en 2009 con 215 ciudades participantes. Como capital de Massachusetts, Boston juega un papel relevante en la política estatal. La ciudad tiene varias propiedades relacionadas con el Gobierno de los Estados Unidos, incluyendo el Edificio de la Oficina Federal “John F. Kennedy” y el Edificio Federal “Thomas P. O´Neil”.  Boston también sirve como hogar del Primer Circuito de Cortes de Apelaciones de Estados Unidos para el Distrito de Massachusetts; Boston es sede del Banco de la Reserva Federal de Boston (el primer distrito de la Reserva Federal). Además, alberga en sus suburbios a la Universidad de Suffolk, una pequeña universidad privada conocida por su escuela de Derecho y a la New 

England School of Law, una pequeña escuela privada también de Leyes, que fue originalmente establecida como la única escuela de Derecho femenina en América. El emblemático Harvard es, de siempre, lugar común de Boston y su vecina Cambridge.

 

Y todo el paisaje urbano que sirve de contexto a la serie, también se convierte en un vertiginoso leit motiv para las aventuras de Danny Crane y sus compañeros. Descomunales primeros planos, contrapicadas majestuosas, minuciosos y detallistas planos cerrados se combinan en un montaje digital impensable hace diez años que imprime el ritmo caótico y locuaz pero de algún modo lógico que caracteriza a Boston Legal.

 

Por otro lado, y antes de continuar con el análisis del elenco y temáticas que aborda la serie, es importante resaltar el instrumento legal que resulta una inteligente aportación del argumento. Gremios ONG´s y organizaciones internacionales interesadas en fomentar la cultura del diálogo, conciencien en la necesidad de dar a conocer la figura jurídica de la mediación (o conciliación extrajudicial), de tal modo que llegue a todos los rincones de la sociedad, desde las comunidades marginales hasta los profesionales del más alto nivel.

Más allá de los esfuerzos emprendidos y financiados por tales organismos, la labor de los abogados en sus despachos, como en el ficticio Crane, Poole & Schimidt, propone como indispensable esa conciliación, informando responsablemente acerca de esta herramienta –desde el punto de vista legal-para la solución de conflictos, mencionando su marco legal y beneficios.

 

Continuará…